Saltar al contenido

¿Cómo elegir un compresor de aire para pintar a pistola?

Llega el momento en que todos sentimos la necesidad de hacer alguna tarea del hogar por nosotros mismos. Y pintar es una de esas tareas. Entonces comenzamos a indagar sobre las diversas alternativas para hacer nuestro trabajo y nos conseguimos con muchas opciones, entre ellas, un compresor de aire.

En este post, te diremos todo lo que necesitas saber sobre cómo elegir tu compresor de aire ideal para que asegures tu inversión y logres resultados como un experto.

Para comenzar, es fundamental que distingas los compresores más adecuados para lo que te propones. En este caso, conocerás específicamente dos:

Compresor de Transmisión Directa

su motor está conectado al pistón eléctrico que comprime el aire. Son más económicos y resultan ideales para pequeños proyectos de pintura o para un taller que no atienda una gran demanda de trabajo.

Compresor de Correa

el motor eléctrico transmite el movimiento al pistón a través de una correa. Estos compresores son más caros que los anteriores, pero son más eficientes para grandes volúmenes de trabajo o para proyectos a diario.

En líneas generales, estos últimos son mucho más resistentes y duraderos.

¿Cómo funciona un compresor de aire para pintar?

Básicamente, un compresor toma aire del ambiente, lo comprime y lo expulsa con mayor potencia a través de una unidad de mantenimiento que, generalmente, cuenta con dos nanómetros.

Uno para medir a que presión está contenido el aire del tanque y otro para medir la presión con que sale el aire.

Cuando el aire sale, empuja la pintura pulverizada al exterior y tú solo la vas a dirigir con la pistola diseñada para tal fin.

Características de los Compresores de Aire para Pintar

Hay dos términos que debes conocer para que sepas cuál es el compresor que necesitas.

PSI (libras por pulgada cuadrada): es la presión de aire que un compresor puede entregar a una herramienta, en este caso, la pistola pulverizadora de pintura.

CFM (pies cúbicos por minuto): tiene que ver con la masa de aire que el compresor puede entregar.

¿De qué me sirve este par de datos? De mucho, porque cada herramienta que conectes a un compresor, especifica la presión (PSI) que entrega y la velocidad máxima a la que el aire puede salir a través de ella.

En el caso de la pintura con compresor, el PSI no suele ser relevante si se le compara con el CFM, pues este último resulta fundamental para el acabado.

Así que cuando vayas a elegir tu compresor, ten en cuenta que para proyectos pequeños, basta con uno de entre 15 a 20 PSI con 1 o 2 CFM.

En el caso de que vayas a realizar proyectos grandes, también te sirve un compresor como el que mencionamos, pero tendrás que interrumpir muy seguido el proceso de pintura mientras el tanque carga para seguir pintando.